07 de Enero de 2006 : Salida de Amaicha del

Hoy comienza una nueva etapa en mi viaje, salgo temprano alejandome del grupo de chicos con quienes comparti un par de dias, ya que ellos se quedaban un par de dias mas y yo queria seguir viaje.

Sali a la ruta y fui rumbo a las Ruinas de Quilmes, «El ultimo fortin de los Quilmes», la ruta estaba desierta, no habia muchos vehiculos que pasaran y menos alguna chata que me lleve. Camine un par de quilometros en donde me encontre con dos chicas que iban para las ruinas, y los tres seguimos caminando bajo el sol hasta que una camionetita nos paro y nos llevo hasta Quilmes.

Un hermoso paisaje y sus construcciones dan de las ruinas una hermosa vista en las montañas.

Un poco de Historia…

Ubicada a 15 Km. de Amaicha del Valle, se encuentra a 182 Km. de San Miguel de Tucumán; su altura es de 1.978 mts sobre el nivel del mar. Esta región albergaba a una enorme población indígena, los quilmes, y es considerada el más grande asentamiento humano prehispánico de la Argentina.

Sus ruinas, restauradas y acompañadas de un museo, son los recuerdos de esta riquísima cultura, que durante 130 años los diaguitas resistieron allí la ocupación española.
Se hicieron importantes estudios trabajos para la recuperación de las ruinas de la Antigua Ciudad de Quilmes, 300 años después de que la tribu fue obligada a dejar el lugar. El yacimiento de Quilmes, tuvo que ser relevado en toda su extensión, para poder seleccionar el sector más representativo para ser restaurado. Finalmente, un sector al pie del cerro denominado Alto del Rey quedó como muestra del tipo de asentamiento indígena, tanto en lo edilicio-arquitectónico como en su estructura urbanística, mostrando la compleja funcionalidad que denuncian los diversos recintos que conforman las viviendas de Quilmes.
Hoy son consideradas uno de los yacimientos arqueológicos más valiosos del país. Y todo lo hecho pretende dar una clara idea de lo que fue la vida de esa gran comunidad.
En el museo de las ruinas de quilmes se exhibe material obtenido de las excavaciones. Entre ellos la alfarería, núcleos habitacionales, fortalezas, reductos defensivos, corrales, depósitos con paredes de piedra laja, testimonios del avanzado grado de su cultura.

Despues de almorzar en la cafeteria (que turistico que esta todo) y pasar por el museo, volvi a la ruta para ir rumbo a Cafayate.

A la salida del camino de tierra de las ruinas, habia una construccion en donde justo una chata salia, que lindo que es senti el viento en la caja de esa f100. Y me llevo hasta Colalao del Valle.

Al llegar recorri la pequeña plaza y cruce todo el pueblo hasta la otra salida para encontrarme otra vez en la ruta, ahi fue cuando me levanto un aleman junto con su esposa, ellos venian desde Mendoza recorriendo bodegas, asi que paramos en un par de bodegas que hay rumbo a Cafayate, y asi en la comodidad de su Hilux, llegue finalmente a Cafayate y tire la carpa en el camping Loro Huasi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *